1978

Con el pseudónimo de Morgendorffer, queda firmada este cuento a propósito de la rifa del Avión Presidencial.