Una filosofía muy hija de perra

Por Sergio Alberto Cortés Ronquillo Si vamos por la calle, nos tropezamos y caemos, lo…