A Carmen le faltó ser un vidrio roto 

Cartas desde México Por Adriana Esthela Flores -A los siete años mi padre abusó sexualmente…