Los peores vecinos del mundo (VI)

Reflexiones Apátridas Esperé impaciente el reposo del agua caliente y el café en la prensa…